¡lluvia de millones!

Mao Zedong - chineseposters.net

El Viejo Tonto que removió las montañas

Publicado: 2014-10-30

Por Lie Yukou [1].

Cuentan que hace mucho tiempo vivía en el norte de China un anciano de unos noventa años al que llamaban el Viejo Tonto. Su casa miraba al sur, y frente a ella, obstruyendo el paso, se alzaban dos grandes montañas: Taihang y Wangwu. Y él encontraba bastante incómodo tener que dar un rodeo cada vez que salía o regresaba; así, un día reunió a su familia para discutir el asunto.

¿Y si todos juntos desmontásemos las montañas? –sugirió–. Entonces podríamos abrir un camino hacia el sur, hasta la orilla del río Hanshui.

Todos estuvieron de acuerdo.

Entonces El Viejo Tonto partió con sus hijos y nietos. Tres de ellos llevaron balancines. Removieron piedras y tierras y, en canastos las acarrearon al mar. Una vecina, llamada Jing, era viuda y tenía un hijito de siete u ocho años; este niño fue con ellos para ayudarles. En cada viaje tardaban varios meses.

Un hombre que vivía en la vuelta del río, a quien llamaban El Viejo Sabio, se reía de sus esfuerzos y trató de disuadirlos.

¡Basta de esta tontería! –exclamaba–. ¡Qué estúpido es todo esto! Tan viejo y débil como es usted. No será capaz de arrancar ni un puñado de hierbas de esas montañas. ¿Cómo va a remover tierra y piedras en tal cantidad?

El Viejo Tonto exhaló un largo suspiro.

¡Qué torpe es usted! –le dijo–. No tiene usted ni siquiera la intuición del hijito de la viuda. Aunque yo muera, quedarán mis hijos y los hijos de mis hijos; y así sucesivamente, de generación en generación. Y aunque son muy altas, como estas montañas no crecen, ¿por qué no vamos a ser capaces de terminar removiéndolas?

Entonces El Viejo Sabio no tuvo nada que responder.

El Viejo Tonto dirigió a toda su familia trabajando todos los días para remover las montañas. Su acción conmovió al soberano celestial. Por eso, envió a la Tierra a dos ángeles que se llevaron a cuestas ambas montañas.

Notas

[1] Lie Yukou, fue un filósofo chino, autor del libro Liezi, donde se incluye El Viejo Tonto que removió las montañas. Vivió alrededor del siglo IV a.n.e.

[2] Este cuento fue narrado (abreviado) por Mao Zedong durante el discurso de clausura pronunciado ante el VII Congreso Nacional del Partido Comunista de China (11 de junio de 1945), donde Mao señalara en aquella oportunidad lo siguiente: «Hoy, sobre el pueblo chino pesan también dos grandes montañas, una se llama imperialismo y la otra, feudalismo. El Partido Comunista de China hace tiempo que decidió eliminarlas. Debemos perseverar en nuestra decisión y trabajar sin cesar; también conmoveremos a Dios. Nuestro Dios no es otro que las masas populares de China. Si ellas se alzan y cavan junto con nosotros, ¿por qué no vamos a poder eliminar esas montañas?». El tiempo le dio la razón.

[3] El cuento del Viejo Tonto que removió las montañas se transmite hasta la actualidad en China, y nos enseña que no importa cuántas dificultades se presenten, siempre es posible triunfar si se tiene la determinación y se hace el esfuerzo.


Escrito por

Carlos Castillo Peralta

Soy ingeniero, con Posgrado en Gestión Pública. Capacitador. Consultor. Apasionado por la lectura y las tecnologías.


Publicado en

DIVAGANDO

Una reflexión crítica sobre política y otros temas...