el fango está en todos lados

taringa.net

No quiero creer, quiero saber

Publicado: 2016-10-06

Texto adaptado de Bernard Fougéres.

La frase de Carl Sagan: "No quiero creer, quiero saber", define a la perfección lo que es el escepticismo.

Sin embargo, cada persona decide lo que no puede ser puesto en tela de juicio, así algunos podrán creer en el Corán, en la Biblia, en el Libro de Mormón, en la Torá, en el Talmud, en el Bhagavad gita, etc., o simplemente se dejarán guiar por algunas mentes preclaras.

Pienso que toda persona dotada de una fe religiosa, cualquiera que sea, resuelve o interpreta a su manera las preguntas o eventuales respuestas que puede intercambiar con divinidades en cualquier parte del planeta.

No obstante, el peligro más grande para cualquier creyente es no admitir (a veces con cierta agresividad) que otras personas puedan tener otras creencias u otra filosofía, muchas veces se declaran dueños de la verdad, de la única verdad, de su verdad, criticando o despreciando las creencias de los demás, llegándose a la triste conclusión de que debamos convertir en adversarios o enemigos a todos aquellos que no piensan como nosotros, surge entonces el fanatismo o fundamentalismo. Y esto no ocurre solo en materia de religión, ocurre también en política. Cuando eso sucede quiere decir que no estamos captando todavía la importancia de la tolerancia.

Por ejemplo, los budistas no creen en ningún dios exterior, lo que no les impide lograr una extraordinaria superación personal. Los ateos, o los agnósticos, al apegarse al más estricto humanismo, se imponen normas de conducta que pueden ser tan o más exigentes que las religiosas, porque no se dejan guiar por ninguna promesa de recompensa ni temor a eventuales castigos: es el deber por el deber preconizado por Kant. El humanismo consiste en practicar todo lo que nos puede ayudar a ser más justos, solidarios, conscientes del mundo en el que vivimos, amando a los demás.

Desconfío de la fe ciega que puede admitir cualquier cosa sin pruebas, razón por la que no creo en otra vida después de esta, pues nadie ha vuelto de aquel hipotético mundo. Puedo reservarme el derecho de pensar que los dioses no hablan, que los muertos no vuelven, pero es razonable dejar que cada cual saque sus propias conclusiones, encuentre sus propias verdades, y las respetaré siempre.

Fuente

Fougéres, Bernard. 'No quiero creer, quiero saber'. El Universo, 25-09-2014.


Escrito por

Carlos Castillo Peralta

Soy ingeniero, con Diploma de Posgrado en Gestión Pública. Capacitador y consultor en temas de Gestión Pública y Comunicación Política.


Publicado en

DIVAGANDO

Una reflexión crítica sobre política y otros temas...